Cargando...

ocio, libertad y naturaleza en estado puro

¿Qué es el gravel?

El gravel es una modalidad de ciclismo surgida de EE.UU. y consistente en una interesante mezcla entre ciclismo de carretera y ciclismo de montaña. 

El gravel se está convirtiendo en tendencia dentro del mundo del ciclismo y es que permite exprimir y disfrutar al máximo de ambas disciplinas, así como disfrutar sin límites ni restricciones fruto de la montura de nuestra bicicleta.

Con el gravel ya no tienes que decidir entre montaña y carretera. Ahora puedes disfrutar gracias a esta novedosa disciplina de un ciclismo más versátil y dinámico.

¿Cómo es la bicicleta de gravel?

Para el montaje de las bicicletas de esta disciplina se ha partido de un cuadro de gran fondo para aportar comodidad, separando la distancia entre ejes y bajando la caja de pedalier para hacerlo un poco más estable.

Además, se le ha añadido equipación con material de ciclocross, es decir, ruedas, frenos, transmisión y un manillar más abierto en los extremos y se le ha añadido más slooping al tubo horizontal para incrementar el confort en largas rutas.

Gravel, la disciplina que apunta alto

nos apasiona el ciclismo

¿Cómo surge el gravel y por qué nos gusta tanto?

En gravel Murcia, amamos el ciclismo en general y tenemos una predilección especial por el ciclimo gravel, modalidad ciclista que, año tras año, va ganando adeptos.

El concepto de “gravel” no es otra cosa que ciclismo en estado puro. Se trata de disfrutar de la bicicleta en todos los aspectos y terrenos. En definitiva, no importa el estado de la carretera o camino por los que transito ya que bien puede tratarse de de una carretera secundaria en mal estado como de un camino de tierra que accede a un lugar perdido.

Los ciclistas estadounidenses han revolucionado este tipo de ciclismo. Disponen de una red muy extensa de carreteras secundarias de grava, lo que permite hacer largar jornadas de ciclismo sin tener que pisar asfalto. Ello provocó que una bicicleta de carretera no fuera el mejor compañero de viaje ya que el riesgo de pinchar era frecuente.

En primera instancia, el paso más lógico fue el de poner cubiertas de ciclocross pero esta práctica no es posible en todos cuadros de carretera, de modo que fue más práctico coger una bicicleta de ciclocross puesto que estas tienen todos los componentes para circular por tierra, su habitat natural.

Teniendo en cuenta estos aspectos más adecuados para “rutear”, contábamos con bicicleta para todo tipo de terrenos y actividades.

Pero no todo estaba pensado y es que la bicicleta de ciclocross está concebida para la competición, es rápida y reactiva, pero nada cómoda con el paso de los kilómetros, de modo que tampoco es una solución efectiva.

Otra opción fue coger cuadros de montaña y adaptar componentes de carretera. De esta forma, se conseguía un cuadro más cómodo ya que muchas de las composiciones anteriores no terminaban de funcionar aunque se hubiese llegado a montajes realmente interesantes.

Paralelamente, muchas marcas se percataron de que una gran cantidad de cicloturistas de carretera demandaban bicicletas menos racing y más adaptadas para soportar el tramo durante horas. Esto dio lugar a las conocidas como “gran fondo”.

Las bicicletas “gran fondo” son ligeras y rápidas y, a su vez, cuentan con una geometría más relajada que se adapta mejor al cicloturista medio. De este modo, era lógico hacer que estos cuadros tuviesen un paso de rueda más ancho para permitir neumáticos con más balón y tacos.

La idea era adaptar los desarrollos a un uso que permitiese un rango más amplio de posibilidades y reforzar la bicicleta para los caminos que el ciclista transita.

Además, los cuadros gravel vienen preparados para poner porta-equipajes y guardabarros, lo que la convierte en una bicicleta polivalente.

Todo esto ha desencadenado una auténtica revolución en el mundo del ciclismo y no hay marca del sector que no tenga productos específicos para esta novedosa modalidad.

Como consecuencia, han ido surgiendo pruebas gravel, mayoritariamente en EE.UU., aunque también aparecen a lo largo de toda Europa.

Algunas de las más importantes pruebas son las siguientes:

  • Barry-Roubaix (160 km – 100 km – 60 km) en EE.UU.
  • Paris to Ancaster (75 km) en EE.UU.
  • Dirty Kanza (322 km – 160 km – 80 km – 40 km) en EE.UU.